Home / Colombia / Ley de los Montes | Políticos antes del JEP, ¿buenos negocios?

Ley de los Montes | Políticos antes del JEP, ¿buenos negocios?



¡Sigue deslizándote! Hay más noticias para ti.

El ex senador David Char Navas abrió un capítulo inédito a la justicia transicional que le permitirá conocer las relaciones de ex congresistas con grupos criminales.

Se comenzó a escribir un nuevo capítulo sobre las relaciones de clase. política con organizaciones armadas ilegales, especialmente con los llamados grupos paramilitares. No es un asunto menor, ya que por primera vez varios parlamentarios y ex parlamentarios acudirán voluntariamente a la Jurisdicción Especial de Paz (JEP) para decir la verdad sobre sus estrechos y perversos vínculos con organizaciones criminales.

A diferencia de lo que sucedió con los llamados "parapolíticos", que llevaron a los congresistas a aparecer obligados ante la Corte Suprema de Justicia a ser juzgados, esta vez será justicia de transición, surgida de los diálogos de La Habana entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC, que podrán definir el destino de aquellos que, sin ser combatientes, se asociaron con los paras para sacar ventaja económica o electoral.

El ex senador por el Cambio Radical, David Char Navas, fue el primer ex congresista admitido por el JEP para aprovechar los beneficios ofrecidos por dicha Jurisdicción y decir la verdad de sus relaciones con los grupos de autodefensa. El ex congresista compareció ante los magistrados el viernes pasado en Bogotá y en medio de una gran expectación, porque es un evento sin precedentes en la historia del país. Después de Char Navas, el ex senador liberal Álvaro Ashton espera ante ese tribunal especial, mientras que otro grupo de sus antiguos colegas está considerando seriamente seguir el camino de Char y Asthon.

En su declaración ante el JEP el viernes pasado, Char Navas fue contundente y no dejó dudas sobre sus vínculos con grupos paramilitares en la Región del Caribe. Admitió, por ejemplo, que recibió el apoyo del Bloque Norte de los Grupos de Autodefensa para ser elegido senador en 2006 y que en esa ocasión se reunió con los jefes paramilitares Carlos Mario García "El Doctor" y Édgar Ignacio Fierro "Don Antonio ”, jefes del frente" José Pablo Díaz "del Bloque Norte, que operaba en la Región del Caribe.

Aunque el ex senador sostuvo que su relación no se extendió por mucho tiempo, reconoció que sirvió para "expandir y consolidar el Bloque Norte". Y fue mucho más allá: "Aunque no medí el alcance o la perversión de sus métodos, admito que apoyé a un grupo paramilitar que causó un daño profundo a la Sociedad en todos los niveles", confesó Char Navas.

En la declaración que leyó a los magistrados del JEP, proporcionó detalles sobre cómo operaba la estructura paramilitar en algunos departamentos de la Región del Caribe y cómo cumplía sus propósitos criminales. Habló sobre cómo "se compran los votos" mediante el suministro de materiales de construcción, cómo se compran los votos con dinero en efectivo en dos cargos: la mitad del dinero antes de votar y la otra mitad después de hacerlo, y finalmente narrando a los funcionarios del Registro Nacional. alterar los resultados de algunas mesas electorales.

Por decisión del JEP, el senador Char Navas ha estado en libertad condicional desde el 31

de julio. Al día siguiente se levantó temprano ante la Comisión de la Verdad para asistir a la primera sesión en la que comenzó a contar todo lo que sabe sobre las relaciones del clase política de la región del Caribe con los grupos paramilitares. Todo esto a cambio de los beneficios ofrecidos por el JEP a quienes aprovechan sus fallas confesando sus crímenes.

¿Qué tan bueno es para los ex congresistas aprovechar la justicia de transición?

El ex senador David Char Navas dio el paso que a muchos de sus antiguos colegas les gustaría dar, pero que aún no se han decidido porque desconocen o desconfían del alcance del JEP, un tribunal que terminó "satanizado" en cuenta de haber nacido de los diálogos de La Habana. De hecho, hay quienes creen que fue creado para proteger a los ex combatientes de las FARC y condenar a los miembros de las Fuerzas Armadas y a terceros que brindaron asistencia a grupos paramilitares. Sin embargo, Char Navas dejó de lado los temores y decidió jugar su futuro diciéndole a JEP su verdad sobre los hechos. En la confesión que le dio al JEP, admitió su estrecha relación con políticos, paramilitares y corruptos de todo tipo, que eran indiferentes a los derechos de los demás. Admitió su participación en "compañías criminales" que se contentaron con comprar votos. Todo esto, reconoce hoy el ex senador Char Navas, "amenazaba las libertades y principios democráticos". Es decir, solo a través de la confesión de crímenes por parte de aquellos que participaron directamente en ellos se puede avanzar en la búsqueda de la verdad. No hay otra manera para aquellos que deciden aprovechar el JEP.

Pagar la deuda con la Compañía no es fácil. El caso del ex senador Char Navas no es una excepción. En la búsqueda de dicha reparación, tanto el ex senador como su equipo de defensa mantuvieron una serie de exigentes diálogos legales con los magistrados del JEP. Y gracias a esta colaboración, se estableció un alto rango para que terceros no combatientes o agentes estatales se vean obligados a demostrar que no tienen la intención de burlarse de la justicia transicional. El compromiso se basa en la confesión de ciertos hechos verificables y verificables. Como solicitó que su nombre fuera admitido por el JEP, Char Navas decidió apostar por ofrecer la verdad, la reparación y la garantía de no repetición en lugar de jugar la expiración de los términos, o la libertad de sanción cumplida ante la Corte Suprema de Justicia. Este último tribunal procesó a Char Navas por sus presuntos vínculos, ahora reconocidos antes del JEP, con el Bloque Norte de Autodefensa.

¿Y la reparación de las víctimas?

La ​​Oficina del Fiscal General, entre otras organizaciones, destacó la fortaleza de las víctimas. proyecto de reparación presentado por el ex senador Char Navas. Cual es la propuesta? Al comprar tierras para una cooperativa compuesta por docenas de familias de víctimas, que deben ser seleccionadas por el propio JEP, sembrar y comercializar maíz dulce y pimiento dulce. Estas familias deben convertirse, más tarde, en propietarios y empresarios, que pueden hacer que dicho proyecto productivo sea sostenible y duradero, que no es otra cosa que su plan de vida. Punto. El proyecto incluye la construcción y el suministro de una escuela para más de cien estudiantes y el asesoramiento psicosocial de especialistas posteriores al conflicto. Al evaluar la colaboración del ex congresista para otorgarle el beneficio de la libertad condicional.

Sin ningún cálculo político

Contrariamente a lo que se piensa, los orígenes políticos y electorales del ex senador Char Navas no están en Barranquilla o el Atlántico. Una buena parte de su infancia y adolescencia la pasó en los Estados Unidos, un país llegó a los 14 años y sin saber hablar inglés. Estudió en una escuela militar en Wisconsin y luego regresó a Colombia para dedicarse a la ganadería y la agricultura. La política vino de la mano del sincero senador de Cambio Radical, Antonio Guerra de la Espriella, su cuñado, quien le pidió que "lo ayudara a obtener votos". El ex congresista contribuyó con un voto muy importante que lo llevó primero a la Cámara de Representantes y luego al Senado. En 2008, "después de comprender que en política dos más dos no son cuatro", decidió retirarse del Congreso. Desde entonces su vida se había convertido en una prueba.

Has disfrutado de todo el contenido gratuito del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

Disfruta de los siguientes beneficios:

Newsletter diariamente

Acceso ilimitado


Source link